sábado, 19 de diciembre de 2009

Golpe a Venecia - Manuel Ayllón

.

Reseña - por Pilar Alonso. Publicada originalmente en http://www.ciberanika.com/

Styria Ediciones, Marzo 2009
Género: Novela histórica
396 páginas


Manuel Ayllón, autor de El enigma Goya y La conjura del Greco, aborda en esta ocasión la figura de Francisco de Quevedo, poeta y espía en la España de Felipe III.

Quevedo, amigo del duque de Osuna, recibe de éste el encargo de trasladarse a Sicilia, donde es virrey, para ayudarle a preparar el camino que ha de llevarle a derrotar a Venecia y con ello conquistar toda Italia.

Para cumplir su misión el poeta deberá tratar con toda suerte de personajes, entre ellos los piratas berberiscos, con los que pretende controlar el Mediterráneo y aislar a la República veneciana.
.
* * *
.
Muchas veces tendemos a olvidar que tras los versos de algún poeta se oculta una persona de carne y hueso, una persona con intereses y aspiraciones distintas a la simple labor de componer versos. Y Francisco de Quevedo es sin duda un buen ejemplo de ello. Además de ser uno de los mejores escritores de nuestra historia fue también un personaje muy vinculado a la situación política de su tiempo, en el que fue acusado de espionaje al servicio del duque de Osuna.

Manuel Ayllón ha profundizado en esta última faceta del gran literato para ofrecernos una novela en la que, no sin ciertas dosis de ficción, se nos presenta un Quevedo absolutamente cautivador, un gran estratega y un espía en toda regla.

Al principio la novela es un poco dispersa y cada paisaje o situación se inicia con una explicación pormenorizada que se remonta en ocasiones a varios siglos atrás. Por ejemplo, cuando el protagonista llega a Sicilia al autor aprovecha para explicarnos la historia de la isla desde la época micénica, algo sumamente interesante pero completamente innecesario. Un párrafo o dos que sirvieran de introducción histórica al escenario habrían bastado, sin necesidad de remontarse tan atrás en el tiempo y romper así el ritmo de la narración. Por fortuna, no son demasiados los casos en los que el autor ha abusado de ese recurso y la trama, excepto un poco en el primer tercio de la novela, se desarrolla con fluidez.

Y esa trama va aumentando en interés a medida que avanzamos en la lectura. Quevedo se devela como un personaje de una inteligencia abrumadora, apasionado, manipulador, a quien su complejo de inferioridad, debido a su físico y escasa fortuna, le vuelven en ocasiones rencoroso e incluso retorcido, y en el que todos sus actos persiguen un fin determinado. Y ese personaje se ubica en un escenario histórico de lo más sugerente: Madrid, Sicilia, Nápoles y Venecia en el siglo XVII, cuando las posesiones de la corona española se extendían a la península itálica. Todo un entramado de rivalidades, traiciones y conspiraciones que giran en torno a su figura y en la que destacan otros personajes sino tan complejos sí igual de interesantes.
.

2 comentarios:

ARIODANTE dijo...

Pues el libro parece un tanto difuso, por lo que cuentas; yo acabo de terminar "La hora de Quevedo", de Baltasar Magro y me ha gustado muchísimo. Magro habla por boca de Quevedo (o viceversa) y cuenta entre otras cosas, sus estancias en Sicilia y Nápoles siguiendo a su amigo el Duque de Osuna. Y ciertamente Quevedo debió de ser todo un personaje, cautivador pero no por su físico precisamente sino por su empuje vital, sus ideas, sus afectos, además de literato, pero no sé si por lo que cuentas en tu reseña el libro merecería la pena para ampliar el que acabo de leer. ¿Qué lenguaje utiliza? Magro intenta con gran éxito acomodarse a un lenguaje muy "quevediano".

Historia y Libros dijo...

Tal vez Ayllón no utiliza tanto ese recurso de acomodarse al lenguaje, pero no está mal tampoco. Lo cierto es que, quitando esos momentos en los que las explicaciones eran muy extensas, la novela es interesante. Tal vez perfecta para redondear la época tras haber leído a Magro.