lunes, 13 de abril de 2009

Cabo Trafalgar - Arturo Pérez-Reverte

.

Reseña - por Pilar Alonso

Editorial Alfaguara
271 páginas
Género: Novela

Hay miles de maneras de contar una historia. Y es evidente que Pérez-Reverte posee la suya propia. Te puede gustar más o menos, pero es innegable que su estilo es único.

Pues con ese estilo irónico y mordaz que le caracteriza, abordó el tema de Trafalgar. No es precisamente un asunto que carezca de fuentes, de todos los tamaños y colores, pero su visión permite, en menos de trescientas páginas, hacerse una idea de lo que supuso aquel enfrentamiento para todas las partes implicadas, especialmente para los españoles.

Cuando un tema le toca en lo más hondo, Pérez-Reverte arremete contra él sin miramientos. Y me da la sensación de que éste es uno de esos casos. La ineptitud de nuestro gobierno, y de la Armada en este caso, le sirven para trazar un bosquejo de lo que era nuestra sociedad allá por los comienzos del siglo XIX, en comparación con los franceses y sobre todo con los ingleses.

Partiendo de la base de un barco inexistente, el Antilla, el autor recrea la batalla de Trafalgar y cómo se desarrolló a lo largo de aquel 21 de octubre de 1805. La gente, dice él, la gente es la que ha salvado a este país de irse por el retrete, la gente de a pie, que pone en el fuego todo lo que tiene y que, en ocasiones, es capaz de los actos más heroicos, sin que ningún pelagatos pueda remediarlo o impedirlo. Y esa gente es la que aparece en esta novela, gente que se vio alistada a la fuerza, comandantes que pintaron los barcos con dinero de su bolsillo para no pasar vergüenza en la batalla, con marineros que jamás vieron un céntimo de sus pensiones (menos aún sus viudas) y que, en muchos casos, se echaron a la mar con varias pagas de retraso. Esa gente fue la que luchó en Trafalgar, la que merecía esta novela cargada de humor, de guerra y de esas pinceladas de humanidad que se atraviesan en la garganta.

Hay miles de maneras de contar una historia. Y a mí, qué quieren que les diga, me gusta el estilo de Pérez-Reverte. Me hace reír, me hace llorar y nunca, jamás, me deja indiferente.
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Este hombre es lo que tiene, que rara vez deja indiferente, hable de lo que hable.
De toda su obra, “La sombra del águila” y “Cabo Trafalgar” son lo que más hondo me ha tocado. Habrá quien piense que son las novelas menos serias que tiene pero para mí son de las más apasionadas, escritas con una naturalidad que parecen haber sido compuestas en una noche de trance.

J.A.

Julián dijo...

Pues yo no las he leído, pero me apunto este comentario, y también la aportación de J.A. Me he leído varios 'Alatristes' y me gustaron mucho.

Eoghan dijo...

A mí me pasa algo parecido con Perez Reverte. Aparte de que El Club Dumas me parece un thriller que le pega ocho vueltas a cualquiera de los más conocidos "around the world", libros como Trafalgar o La Sombra del Águila (creo que con pocos libros me he reído tantísimo, para que luego se me congelara la sonrisa de esa forma) dejan al autor, en mi opinión, entre lo mejorcito de nuestras letras. Sobretodo en cuestión de diálogos, que son "escuchados" y realistas al 100%.

Bueno, un abrazo, a cuidarse!

Anónimo dijo...

¡Ah! Con Perez Reverte hemos topado. Bueno, Si tuviera el gusto y el honor de conocerlo en persona, seguramente nos pasariamos el día discutiendo como dos energumenos.
Que El tiene mala leche es evidente y yo tambien y no siempre estoy de acuerdo con sus opiniones. Pero ¡Que bien escribe por Dios!

Territorio Comanche, El Maestro de Esgrima, El Husar, La piel del Tambor, o sus cronicas del Semanal son en mi opinion de lo mejor que se ha escrito en España en los ultimos 20 años. ¡que siga muchos mas!
Gracias, por tu reseña Pilar, como siempre una gozada leerte
felicita