martes, 3 de marzo de 2009

El pintor de sombras - Esteban Martín

.


Reseña - realizada por Pilar Alonso y publicada en www.ciberanika.com

Editorial Plaza&
Janés382 páginas
Género: Novela


Barcelona, finales del siglo XIX. Pablo Ruiz Picasso, recién llegado a la ciudad, no desea más que pintar, encontrar un estilo propio que rompa con todos los estilos conocidos hasta entonces.

Alejado de su familia y sin dinero, hallará cobijo en un burdel en la calle de Aviñón, donde encontrará al amor de su vida, que creía perdido para siempre.

Cuando una de las prostitutas aparece brutalmente asesinada, todas las pistas parecen apuntar en su dirección. Pero él ha visto al auténtico asesino, e incluso lo ha dibujado. Ahora sólo tiene que demostrar su inocencia.

Y no va a ser tarea fácil.


Opinión

Algunos libros resultan ser una agradable e inesperada sorpresa. Eso es lo que ha sido para mí El pintor de sombras.

No conozco la obra de Esteban Martín, que fue coautor de La clave Gaudí, pero es innegable que posee un pulso narrativo difícil de obviar, al menos en esta novela, donde combina realidad y ficción con un tempo y un ritmo magníficos.

El libro tiene dos partes bien diferenciadas. En la primera, asistimos a los primeros años de Pablo Picasso en Barcelona, sus estudios, sus amigos, sus correrías y sus primeras obras, su afán por hacer algo distinto, alejado de la pintura convencional, la relación con su familia y sus amores iniciales. Un recorrido por la Barcelona de finales del siglo XIX de lo más sugerente, en especial por la parte más humilde de la ciudad, de la mano de uno de los pintores más famosos de la historia. Reconozco que no es mi artista favorito, ni es mi estilo, pero Esteban Martín ha conseguido que me interesara por su obra, buscando en internet los cuadros que mencionaba y valorando lo que supuso su figura para la Historia del Arte. He mirado y remirado el cuadro de Las Señoritas de Aviñón desde todos los ángulos, tratando de ver a sus protagonistas, de reconocer a los personajes de la novela. Y ha sido una experiencia de lo más cautivadora.

Para empezar, con esa primera parte ya me había ganado el pulso. Las aventuras del joven me tenían completamente atrapada, entonces comenzaron a complicarse y... llegaba otra maravillosa sorpresa. La segunda parte del libro da un giro brutal y de repente nos encontramos en Londres, en una habitación que, nada más llegar, me sonaba mucho, muchísimo. A las pocas líneas ya sabía por qué. Steven Arrow es el protagonista de esta segunda parte, y Steven Arrow no es otro que el alter ego de Sherlock Holmes, con su inseparable Watson encarnado por el doctor Sherrinford, y Conan Doyle usando sus casos verídicos para su personaje ficticio.

Cualquiera que me conozca sabe que me encantan las aventuras de Sherlock Holmes y encontrarme a un personaje con la mayoría de sus características, pero mucho más humano y cercano, ha sido todo un descubrimiento. Esta sección de la novela se inicia poniendo al lector en antecedentes sobre la vida de Arrow. Para quien conozca la obra de Conan Doyle, es un poco como releer Estudio en Escarlata, donde narra cómo trabaron conocimiento el detective y el doctor, con algunas variantes. Y toda esta parte es una especie de homenaje al detective más famoso de todos los tiempos, con guiños a personajes, aventuras y situaciones, y además escrito en primera persona, como hace Watson con todos los casos de Holmes.

Steven Arrow llega a Barcelona para ayudar en la investigación de una serie de prostitutas brutalmente descuartizadas y allí conoce a Picasso. No voy a dar más datos para no revelar los misterios que encierra la trama, que son muchos y variados.

Hay muchas cosas interesantes en esta novela, que demuestran el cuidado que ha puesto el autor a la hora de documentarse, tejiendo una trama en la que resulta difícil separar realidad y ficción. Empezando con Picasso y Sherlock Holmes y siguiendo con las teorías sobre los delincuentes, la guerra de Cuba, los primeros pasos de La Vanguardia, asesinos en serie del siglo XIX casi desconocidos, y un sinfín de detalles y anécdotas de lo más sugerentes, y todo con una prosa cuidada, buenos diálogos, capítulos cortos, protagonistas fascinantes y una historia que te deja pegado al asiento con sólo leer las primeras líneas.

Siempre es un placer abrir un libro nuevo, ansioso por descubrir qué sorpresas se esconden entre sus páginas. Me alegra decir que El pintor de sombras ha superado con creces mis expectativas.
.

1 comentario:

t dijo...

espero leer este libro que se apetece muy interesante, aunque ya rondo la docena de pendientes o en tránsito de lecturas y relecturas...
espero que te/nos sirva para penetrar un poco en la fascinante vida y pintura, del para mí, del más importante artista plástico de la historia, entre muchos motivos, el principal: supo transgredir casi todo el arte para renacer uno nuevo con más libertad y alma... La señoritas del carrer Avinyó de Barcelona, son un prisma dentro del prisma de su vida y de la nuestra,donde expresó una nueva forma de ver la realidad y un sentimiento donde nada es, ni será, lo que parece ser...

petons,

toni