jueves, 14 de mayo de 2009

Cautiva en Arabia - Cristina Morató

.

Reseña - por Pilar Alonso. Publicada originalmente en www.ciberanika.com

Editorial Plaza & Janés
415 páginas
Género: Biografía


Marga d’Andurain, nacida en mayo de 1893 en Bayona, en el seno de una familia burguesa, pronto demostró su carácter rebelde y poco convencional. Sus padres la internaron en varios colegios tratando sin éxito de domar su carácter, y a los diecisiete años se casó con su primo, Pierre d’Andurain.

Con él viajó primero a Argentina y, tras la Primera Guerra Mundial, a El Cairo. De allí pasó a Siria y compró un hotel en Palmira que regentó durante años. Divorciada de su marido, con quien continuó compartiendo vida, se casó con un beduino y se convirtió al islam para poder viajar a La Meca. Pero en Arabia fue detenida y retenida hasta aclarar algunos hechos un tanto extraños.

A su regreso a París publicó sus memorias en un periódico y durante la Segunda Guerra Mundial traficó con opio para los nazis. Tras la contienda, se marchó a Tánger, donde acabó sus días de forma trágica.

La prensa de la época la tachó de espía, asesina y aventurera y la llamaron “La Mata-Hari del desierto” o “La condesa de los veinte crímenes” entre otras cosas.
.

La primera vez que vi el título, Cautiva en Arabia, pensé que se trataba de una de esas novelas en las que una mujer occidental se casa con un musulmán, se va a su país y luego ya no puede regresar, una de tantas variantes que en los últimos años han vendido miles de ejemplares. Y he de decir que, conociendo la obra anterior de la autora, me sorprendió mucho. Pero no, no tiene nada que ver con eso. Cautiva en Arabia narra la vida de una mujer vasco-francesa, acusada de asesinato y de espionaje, dueña de un hotel en Siria y que un buen día decide que quiere ser la primera mujer europea en viajar a La Meca. De camino, la retendrán en Arabia hasta aclarar algunas incógnitas acerca de su viaje, y de ahí precisamente el título.

Cristina Morató ha escrito mucho sobre mujeres, exploradoras, aventureras, misioneras (o, en la mayoría de los casos, mujeres de exploradores, aventureros o misioneros), rescatando del olvido a figuras fascinantes. En esta novela, a diferencia de sus libros anteriores, se basa en un único y exclusivo personaje. Y es que la vida de Marga d’Andurain da para mucho.

Además, en este caso, la autora ha podido acceder a una fuente esencial: el hijo, aún vivo, de Marga, además de a un buen puñado de fotografías (muchas de las cuales aparecen en el libro), cartas, diarios... Con tanto material “de primera mano”, Cristina Morató realiza un recorrido por parte de la vida de esta singular mujer, de la que aún quedan muchas lagunas por llenar.

Y es un recorrido que merece la pena realizar. No sólo porque la vida de Marga d’Andurain lo merece, sino porque a través de sus peripecias la autora nos regala detalles de algunos de los lugares por los que pasa la “condesa”, ya sean clubs, hoteles, restaurantes, calles o ciudades, personajes con los que se relaciona de una u otra forma, como Agatha Christie o Alfonso XIII, o algunos que la antecedieron y en los que se inspiró, Gertrude Bell o lady Stanhope entre ellos.

Pero además, el libro recrea las costumbres de la época, ya sea entre los beduinos del desierto, los harenes de Arabia Saudí o las fiestas de los occidentales en el Próximo Oriente, y no resulta difícil sentirse rodeado en todo momento de cierta atmósfera exótica.

Envueltas en todos esos jugosos detalles, se desarrollan las aventuras de Marga d’Andurain, una mujer audaz y enigmática. Provocadora, aventurera, irresponsable, impulsiva, emprendedora... y en ocasiones también detestable. Y es que es imposible permanecer indiferente ante sus actos. Sus coetáneos ya tenían diversas opiniones acerca de ella, desde que era una “loca” encantadora y divertida, hasta una mujer egoísta, asesina y manipuladora. Y al lector le sucede lo mismo. Se mueve entre la admiración y el rechazo, entre la simpatía y la desaprobación. En pocas ocasiones he descubierto un personaje que provoque tantos y tan variados sentimientos como Marga d’Andurain.

Si alguien me preguntara si merece la pena leerse el libro, le respondería con un rotundo sí. ¿Por qué? Porque está bien escrito, podría contestar, porque las aventuras de Marga son increíbles, porque el entramado a su alrededor está cuidado, porque resulta interesante y fascinante desde la primera hasta la última página. Y todo sería cierto.

Pero tal vez haya otra razón, no menos poderosa: porque Cautiva en Arabia te sacude, de un modo que hace que sea imposible olvidar a Marga d’Andurain.

Al menos, yo no lo haré.
.
.

3 comentarios:

Totó dijo...

Ayer estuve en la presentacion de esta novela en MALAGA, en el Instituto Municipal del Libro y me parecio apasionante la vida de Marga. Me compré el libro y me lo empecé.
Un saludo
Jaime.

Historia y Libros dijo...

Espero que lo disfrutes, Jaime. A mí me resultó muy interesante.

Señora del Averno dijo...

Me lo regalaron el mes pasado por mi cumpleaños; me lo leí de un tirón y en breve repetiré. Me encantó :D