jueves, 4 de diciembre de 2008

Los viajes de Gulliver - Jonathan Swift

.

Reseña - por Pilar Alonso


A pesar de que algunos de los viajes de Gulliver fueron adaptados al público infantil como cuentos, lo cierto es que la pretensión del autor era bien distinta. Publicado en 1726, pretendía, a través de la narración de sus viajes, satirizar la sociedad de su tiempo, la hipocresía, el afán colonizador del ser humano y las falsas utopías que habían creado otros autores antes que él, como Daniel Defoe en su Robinson Crusoe (1719).

Esperé mucho tiempo para leer este libro, demasiado. Yo era de las que creían que Los viajes de Gulliver era una obra más bien infantil y fue una extraordinaria sorpresa descubrir que estaba completamente equivocada. Y que lo había estado desde mi niñez, cuando veía a Gulliver amarrado por los pequeños liliputienses en las páginas de un libro de cuentos. Rubio, calzado con unas botas que parecían enormes y el cuerpo cruzado por infinidad de diminutas cuerdas. Con esa imagen en la memoria me enfrenté a la obra de Swift. La sensación permaneció apenas una decena de páginas. Otra mucho más rica vino a sustituirla.

Gulliver es un cirujano que, necesitado de fortuna, abandona familia y amigos y se hace a la mar. El primero de sus viajes le llevará a Liliput, donde será conocido como el Hombre-Montaña, y proporcionará al lector una amplia visión del reino en el que permaneció durante más de dos años: sus costumbres, sus leyes, sus celebraciones, sus personajes... con todo lujo de detalles. Cuando consiguió abandonar la región, regresó a su hogar en Inglaterra. Había permanecido fuera tres años. Tras una corta estancia, se embarcó de nuevo; el ansia de conocer países extraños se había apoderado de él.

Tal como había sido un gigante en el país de Liliput, fue un enano en Brobdingnag, casi un juguete a ojos de los habitantes del reino. Y, tras otros dos años allí, pudo regresar por fin a su hogar. Reyes, validos, cortesanos, granjeros... todos pasan por la lupa del autor y a todos utiliza para demostrar la estupidez de los hombres. Críticas a los estamentos privilegiados y a la ambición desmedida disfrazadas de cuento, narradas con desenfado pero cargadas de ironía.

A éste suceden otros viajes, y en cada uno de ellos arremete contra diferentes aspectos de la sociedad británica y llega finalmente al país de Houyhnhnms, un reino habitado por caballos cultos y corteses y donde los humanos, denominados yahoos, son incultos, maleducados y malolientes. Es para mi gusto el relato más impactante, en el que el autor satiriza a la raza humana en su conjunto. Debido a este viaje, al regresar a su hogar su familia le resulta igual de desagradable que los yahoos y se compra dos caballos para tenerlos como compañeros.

Así pues, Los viajes de Gulliver es mucho más que un libro de viajes y mucho más que una adaptación para cuentos infantiles, es una crítica feroz a la sociedad europea, especialmente la británica, narrada con ritmo, inteligencia y grandes dosis de cinismo, de lectura ágil y amena, en ocasiones incluso divertida y en otras hasta entrañable. Pero es también, y conviene no olvidarlo, un libro de aventuras, de cuentos si se quiere, plagado de extraños personajes, situaciones y lugares.

Su lectura fue un gran descubrimiento y espero que también lo sea para todos aquellos que han tenido el libro en sus manos y que, por una falsa impresión, no se han atrevido a abrirlo. Que sepan que se pierden un pequeño tesoro.
.

3 comentarios:

Ariodante dijo...

Hola, Pilar; estoy completamente de acuerdo contigo en lo que dices en tu reseña, por otra parte magnífica. Yo también leí muy tarde Gulliver y me encantó. Swift es absolutamente lúcido y además tiene un sentido del humor muy ajustado.
Si no has leído La aventuras de Roderick Random, de Tobias Smollett, contemporáneo de Swift, podría interesarte. Yo lo tengo reseñado aqui:
http://www.hislibris.com/?p=719
... por si te apetece leerlo. Saludos!

Pilar Alonso Márquez dijo...

Le voy a echar un vistazo. Gracias, Ariodante!!

Irene dijo...

Hola Pilar,
He leído la reseña tan interesante de los viajes de Gulliver.
Realmente yo también he tenido
siempre la impresión de que era una obra infantil, y después de leer tu explicación te aseguro que lo leeré.

Gracias.

Irene